Examina la ventana. Observa ambos lados de la ventana; interior y exterior.
Asegúrate de que la ventana esté hecha para abrirse. Algunas ventanas para oficina o casa están diseñadas para mantenerse cerradas. Si ésta no tiene bisagras o es de un solo paño y no tiene espacio para deslizarse, es probable que no se pueda abrir.
Asegúrate de que no esté sellada con clavos o tornillos por motivos de seguridad o de conservación de energía.
Asegúrate de que no tenga ningún seguro pegado.
Verifica si han pintado el marco recientemente.
Observa y descubre hacia qué lado se debe abrir la ventana: hacia arriba, hacia fuera o hacia alguno de los lados.

2. Suaviza el área de la pintura que sella la ventana. Quitar la pintura seca que se acumula entre el paño y el marco liberará la ventana y te permitirá abrirla.
Use una hoja de afeitar para trazar el borde donde se unen el paño y el marco de la ventana. Haz un corte en los cuatro lados. Quizás tengas que revisar la parte exterior, además de la interior, para asegurarte de que la ventana no esté sellada con pintura por ambos lados.

Insertar una espátula de hoja delgada entre el paño y el marco. Retuerce la espátula ligeramente para suavizar la pintura seca que haya entre el paño y el marco. Rodea todo el borde de la ventana para aflojar todos los lados.

Golpea el borde de la ventana con un martillo para romper el sello creado por la pintura. Utiliza un taco o bloque de madera para amortiguar los golpes y evitar crear abolladuras en el material de la ventana. Ten cuidado de no romper la ventana. Golpea la parte madera, no el vidrio.

Empuja la ventana con las manos. Intenta aflojar un lado de la ventana a la vez.
Empuja cada esquina para ver si se mueve.
Aplica presión en la ventana para abrirla por poco.

Utiliza una pata de cabra (palanca) para abrir la ventana a la fuerza. Coloca un pequeño bloque de madera en el marco de la ventana para proporcionar un punto de apoyo adicional que te ayude a hacer palanca. Con cuidado, se aplica presión para abrir la ventana con la pata de cabra.
Volver a poner la palanca en la parte inferior de la ventana para levantar ambos lados.
Utilizar una palanca de este tipo podría dañar la madera del paño o del marco de la ventana, así que utiliza-solo como último recurso y sé muy cuidadoso.