ESCOGER VENTANAS DE ALUMINIO PROPORCIONA UNA GRAN SEGURIDAD EN CASO DE INCENDIO.

Las ventanas de aluminio resistirán temperaturas mucho mayores y no desprenderán ninguna sustancia nociva, lo que otros materiales no pueden argumentar.

El aluminio no quema, ni emite ningún tipo de sustancia tóxica. Su punto de fusión es de 660º C, una temperatura muy por encima de otros materiales de construcción, la cual se consigue, en todo caso, cuando el incendio está en un etapa muy avanzada.

En el caso de cubiertas y tejados, la incombustibilidad del aluminio y su punto de fusión favorecen que el edificio se “abra”, permitiendo salir el calor y el humo en caso de incendio. Esto reduce la carga térmica sobre importantes elementos de la estructura, ampliando el tiempo disponible para la evacuación del edificio y facilitando la tarea de extinción del incendio.