En primer lugar decirte que cuanto más antigua sea la cerradura donde se te ha quedado inserta la llave rota y cuanto más antigua sea también está clave más fácil que este suceso te haya pasado. Llegados a este punto, sigue leyendo este artículo, tal como te comentábamos en el mismo encontrarás respuestas a la forma de cómo sacar la llave de una cerradura donde dentro de la misma se ha quedado un trozo de una clave partida.

Quitar la llave partida con la puerta cerrada

Si has tenido la poca fortuna que la rotura de la llave se ha ocasionado en algún momento en el que la puerta en cuestión se encontraba cerrada y ahora te encuentras en la situación de no poder abrir la puerta debes saber que hay dos métodos básicos con los que puedes intentar solucionar la situación, dos métodos con los que puedes intentar poner solución al problema que se te ha presentado, en definitiva, dos métodos con los que conseguir sacar la llave que se te ha roto y quedado una parte de la misma dentro de la cerradura.

En primer lugar, una variable que debes tener en cuenta, una variable que debes tener muy en consideración es si puedes visualizar por ti mismo el trozo de llave que se ha quedado incrustada dentro de la cerradura, ya que este factor determinará en gran modo las probabilidades de éxito y los condicionantes de poder quitar o no la llave rota la cerradura.

Sea como sea, siempre debes tener presente que sacar una llave rota de una cerradura no es precisamente fácil. Sacar una llave rota de una cerradura requiere de mucho trabajo, grandes dosis de paciencia y un poco de suerte. Sinceramente debes saber que no siempre lo conseguirás y que en muchas ocasiones deberás acabar recurriendo a los servicios de un cerrajero profesional ya que será la única forma con la que podrás solucionar la situación.

Para los supuestos en los que tengas que acabar llamando a un cerrajero profesional es importante que elijas bien y contrates siquiera profesionales fiables y fiables que te resuelvan bien la papeleta y que no te hagan gastar dinero inútilmente o que te aporten una solución que sea peor -tal como se dice coloquialmente- el remedio que la enfermedad.

Pero bueno, no nos salimos del hilo de este artículo ni de la parte nuclear de este que no es otra que mostrar las posibilidades que tienes, las opciones que puedes probar para intentar por ti mismo sacar el trozo de llave rota que se ha quedado atascada dentro de la puerta. Volvemos a centrarnos en este punto.

El primer paso que tienes que hacer es poner un poco de aceite en la cerradura para intentar hacer que la misma fluya mejor. No se trata de embadurnar de tal manera cerradura que la convierta en impracticable, pero sí se trata de dotarla del engrase suficiente para con ello intentar ver si se consigue que la parte atascada termine para deslizar mejor fuera.

En caso de que el trozo de llave rota se encuentre visible, y una vez hayas engordado la cerradura, coge unas pinzas de esas que se utilizan para la depilación intenta sacar el trozo roto que haya quedado dentro de la cerradura.

Como te decíamos el paso anterior, no es nada fácil ni tienes ni mucho menos todas las garantías de éxito, pero sin duda es una buena manera de intentar que el trozo que se te ha quedado enclavado dentro de la cerradura y que te inutiliza la misma salga y te evite problemas y costes mayores.

En caso de que con este primer intento no consigas sacar la parte rota de la llave dentro de la cerradura y siempre que la puerta se encuentre cerrada todavía puedes intentar un segundo método antes de llamar a un cerrajero.

La segunda opción es hacerte con un imán de gran potencia y según la manera en como haya quedado insertada la pieza de llave rota dentro de la cerradura es posible que al acercar el imán la misma se libere. Es importante que el imán sea de una potencia muy fuerte y una vez más debes tener presente que este método tampoco es infalible y que no siempre lo conseguirás, pero es un buen intento antes de escalar a soluciones profesionales, soluciones que el Después de todo son las únicas que te aportan comodidad, rapidez y resultados seguros y contrastados.

Quitar la llave partida con la puerta abierta

En caso de que la llave rota haya quedado en una cerradura en la que en este momento se tiene la puerta abierta -o que la misma se pueda abrir desde el interior de la misma sólo con el pomo de la puerta sin tener de utilizar la pany- puede que todo te resulte mucho más fácil y puede que puedas entregar casi seguro llamar a un cerrajero profesional.

Todo lo anterior, por supuesto, contando con que eres un poco manitas o tienes alguien un poco manitas a tu alrededor, y teniendo siempre presente que la solución profesional que te puede aportar un buen cerrajero siempre será mejor a todos los niveles por diferentes motivos . Pero si quieres intentar ahorrarse un dinero y te resulta suficiente con la solución que tú mismo te puedas aportar bien harás a intentarlo.

Para empezar el primer paso que debes seguir es desmontar el bombín de la cerradura, desmontar el bombín en el que se encuentra la parte de llave rota que se ha quedado enclavada en esta puerta que está abierta. Desmontar-puede ser relativamente fácil si tienes experiencia o si tienes nociones de no hacerlo, pero si no es así la tarea puede no resultar tan fácil y puedes optar a mirar video tutoriales de calidad a ver si te aportan algo de luz al respecto .

En caso de que en el proceso de extracción del bombín te encuentres con dificultades para liberarse igual puedes utilizar parte de la llave rota que está atascada dentro de él -siempre que la misma te resulte visible y relativamente manejable- que puedas poco de juego de giro en el bombín y expulsarlo hasta el exterior.

Una vez con el bombín liberado y en tus manos deberás engrasar un poco lo mismo con algún lubricante (un aceite de cocina puede servirte), a partir de este punto deberás introducir un elemento fino pero resistente, como una aguja de coser algo gruesa, un clip desdoblado o elementos similares por el lado donde la clave no está atascada y empujar este elemento suavemente hacia la llave a ver si el mismo consigue sacar la misma.

Si con esto no funciona, un último intento puede ser golpear el bombín con un martillo. Para ello deberás golpear al mismo desde su parte superior disponiendo la parte de la clave hacia abajo. Es importante que los golpes que le des sean rotundos, pero no exagerados y que resulten sobre todo golpes secos.

En caso de que nada de lo que hayas probado con anterioridad haya funcionado no te quedará otra que cambiar el bombin por uno nuevo. Aprovecha que ya has sacado el bombín dañado para cambiar el mismo por uno nuevo que puedes comprar en cualquier ferretería o tienda especializada al respecto.