La búsqueda de la seguridad siempre ha sido una constante a lo largo de la historia de la humanidad. Y a pesar de que siempre ha sido una constante desde tiempos impertérritos puede decirse que nunca es una búsqueda que haya podido darse por completada y finalizada, y esto es así porque en realidad el proceso de la seguridad, el concepto de la seguridad en sí misma es más un camino que recorrer con un ideal para alcanzar que una meta en sí misma.

Y es en búsqueda de la mejora cada día de la seguridad, es en la persecución de cada vez más dosis de seguridad que se han ido desarrollando, se desarrollan y desarrollarán nuevos mecanismos, sistemas y elementos relacionados con la seguridad.

Mecanismos, sistemas y elementos relacionados con la seguridad desarrollados todos ellos en nombre de ofrecer cada día soluciones más avanzadas y seguras de protección, al ofrecer cada vez medidas más eficaces para proteger los bienes propios y aislar los mismos de los ojos y de las manos indiscretas y deseosas de apoderarse ilegítimamente de los mismos

Dentro de todos estos mecanismos, sistemas y elementos de seguridad de protección desde tiempos impertérritos las cerraduras han sido un buen elemento para lograrlo, pero las mismas, a pesar de los cada vez más avanzado en sus características técnicas que se han ido ofreciéndole siempre han sufrido de un problema de base: las llaves han sido muy fácilmente copiables y esto sin duda a supuesto y supone en muchas cerraduras uno de sus principales puntos débiles, una de sus principales vulnerabilidades.

En nombre de eliminar, o al menos paliar y minimizar los efectos que la facilidad de la copia de llaves ha podido suponer y supone en muchas cerraduras es que cada vez más se han ido desarrollando cerraduras con sistemas que podríamos llamar de “llaves anti -copia”, y es precisamente sobre este tipo de llaves que hablaremos en este artículo y es sobre estas claves sobre las que pondremos luz y exponer si realmente son tan incopiables como su nombre parece indicar.

Es verdad que hay llaves que no se pueden copiar?

La respuesta a la pregunta de si hay llaves que no se puedan copiar es de doble espectro, aparentemente contradictorio entre sí pero en realidad coherente, tal como se verá en las siguientes líneas.

De ceñirnos al literal estricto de la pregunta la respuesta sería que en realidad no existe ninguna llave en el mundo que sea imposible de copiar. Toda llave se puede copiar, siempre habrá algún medio para copiar una llave para difícil y costoso que esto sea.

Entonces, esto supone que nos están engañando cuando nos dicen que una cerradura lleva un sistema de llave anti-copia? La respuesta es que no, no nos están engañando. Cierto es que toda clave es copiable, lo que pasa es que el que se ha extendido es un tipo de llave que no se puede copiar en cualquier lugar como las otras.

Una llave convencional puede llevarse a cualquier comercio que realizan copias de llaves y en pocos instantes la llave estará copiada, por el contrario en las cerraduras que incorporan sistemas de llaves anti-copia no se pueden copiar en cualquier lugar.

Las llaves anti-copia sólo pueden ser copiadas en el lugar, o lugares, establecidos por el fabricante de esta llave, y todo ello siempre que en el momento de llevar a copiar esta llave en el lugar establecido por el fabricante se acompañe de una tarjeta con un código uno que se nos habrá dado en el momento de comprar la llave original.

Así, con el sistema anterior, se garantiza que la llave sólo pueda ser copiada en lugares especialmente habilitados al respecto y siempre que quien quiere copiar la llave pueda acreditar que es el legítimo poseedor de la misma. Por todo esto es extremadamente importante en este tipo de llaves no perder nunca la tarjeta o tarjetas con números únicos que puedan facilitar al comprar cerraduras que incorporan este tipo de llave pues de no ser así, de perder este código o códigos entonces sí que la llave o llaves en cuestión serían definitivamente y totalmente realmente imposibles de copiar.

En resumen, todas las llaves se pueden copiar (aunque las deberá más o menos difíciles de copiar) pero hay unas llaves específicas que sólo pueden ser copiadas si se cumplen los estrictos requisitos que se han mencionado. Todo esto tiene la finalidad de ponérselo más y más difícil al ladrón que quiere apoderarse de lo ajeno mediante la realización de copias ilegítimas de llaves para abrir cerraduras sobre las que no tiene ningún derecho y no resulta habilitado de ninguna manera para ello.