Hoy en día es muy común contar con puertas automatizadas para los garajes o como entrada de una empresa, establecimiento, comercio … Aunque toda puerta automática debe venir en perfectas condiciones gracias a una legislación y control, es importante darse un buen mantenimiento para que dure más tiempo. Para ello será recomendable aplicar los siguientes consejos:

Proteger la instalación de la humedad

El cuadro de control debe estar alejado del agua para que la puerta no deje de funcionar. Si hay algún agujero trata de taparlo con silicona.

Revisar la placa eléctrica

Cada cierto tiempo es aconsejable vigilar la placa eléctrica para detectar posibles anomalías o síntomas para llamar al profesional.

Lubricar

Cuando la puerta empieza a chirriar es momento de poner aceite cerradura, el pestillo y las bisagras para eliminar el ruido tan molesto. Estas piezas son fáciles de encontrar, pero en caso de duda siempre es bueno mirar el manual.

Usar un mando adecuado

Para que la puerta se abra fácilmente utilizan los mandos que ofrecen seguridad y comodidad. Sin embargo, recuerda que no hay que esperar demasiado para cambiar las pilas porque puedes tener problemas de apertura en el momento menos indicado.

Comprobar los muelles

Tanto el movimiento de la propia puerta como la oxidación son los principales enemigos de los muelles que antes o después fallarán. Si quieres que duren más tiempo conviene darles aceite y asegurarnos de que tengan una tensión adecuada.

Limpiar

Resulta obvio que una puerta automática se debe limpiar para higiene, pero también porque no acumule mucha suciedad y se bloquee. En el caso de las puertas correderas hay que poner el acento en las guías.

Sellar el cuadro de control

Los insectos pueden dañar la parte técnica de una puerta si se refugian en el cuadro de control. Asegúrate de que está completamente sellado y sin ningún punto de acceso.