El Marcado CE representa el nivel mínimo de seguridad que debe alcanzar un fabricante de ventanas para poder comercializar sus productos en Europa. Con este marcado, el fabricante garantiza que sus productos cumplen los requisitos esenciales de seguridad de la Directiva 89/106 / CEE sobre Productos de Construcción.

Hay que tener muy claro que el Marcado CE no es una marca de calidad ni implica, por tanto, que el producto ofrece unas garantías o prestaciones de calidad extras. El Marcado CE indica únicamente que el fabricante cumple unos requisitos mínimos relacionados con la seguridad y es un requisito imprescindible legalmente para que se pueda comercializar un producto.

Si una empresa dispone de marca de calidad, no está eximido de su cumplimiento, ni la marca de calidad cubre la obligación de cumplir los preceptos que indica el Marcado CE. También conviene saber que el Marcado CE no es una certificación que nos emita la administración ni los organismos notificados. Es un procedimiento que sirve para certificar y garantizar que usted mismo, bajo su responsabilidad, ha realizado las tareas que implican el sistema de evaluación asignado al producto.

A partir del día 1 de febrero de 2010 no está permitido fabricar ni comercializar ventanas o puertas sin incorporar el Marcado CE obligatorio. La Norma UNE EN 14351-1: 2006 es la norma armonizada, también llamada Norma de Producto para ventanas y puertas peatonales exteriores y, en consecuencia, es la que marca las condiciones el cumplimiento del Marcado CE obligatorio para estos productos.