Las puertas y ventanas tanto de aluminio como de PVC tienen una ventaja principal sobre las de madera, que es un mantenimiento mínimo. Sin embargo conviene que las revisamos y mantengamos limpias para asegurarnos de que tengan una larga vida y un aspecto esbelto. Aquí le indicamos algunos consejos básicos para tener las ventanas como nuevas.

1. Limpieza muy sencilla

Los perfiles se deben limpiar de dos a tres veces al año, con agua y jabón neutro, nunca en seco. Aclare con agua limpia y seque posteriormente con un paño absorbente. En zonas industriales o de primera línea de mar, es aconsejable realizar la anterior operación una vez al mes, como mínimo, para evitar las manchas de salitre u otros materiales corrosivos.

Como jabón se puede utilizar detergente líquido de uso doméstico como el utilizado para la vajilla. Nunca use detergentes en polvo ya que pueden rayar la superficie del perfil, ni productos de limpieza que contengan sustancias agresivas, abrasivas, solventes o productos aromáticos (acetona, trementina, white spirit …).

2. Revisar los raíles y los puntos de desagüe

Los residuos, impurezas y otros cuerpos extraños pueden acumularse entre los raíles de las ventanas correderas y alterar la calidad funcional de sus cierres: reducción en la evacuación de las aguas de lluvia o disminución de la ventilación. Para evitar estos problemas aspire simplemente estos cuerpos extraños con la boquilla pequeña de su aspiradora.

3. Lubricar los mecanismos de apertura

Una vez al año es conveniente aplicar un poco de aceite lubricante en los mecanismos de la ventana: cerraduras, bisagras, cremonas, accesorios. Se recomienda utilizar un pincel para que el aceite penetre mejor. Cuenta: no ponga aceite en las ruedas de las hojas de las correderas ya que son auto-lubricantes.

4. Revisar las juntas

También debes observar las juntas entre el vidrio y el perfil, como el estado de las juntas de estanqueidad, los peludos, siliconas, ya que su deterioro puede perjudicar nuestras ventanas así como la penetración de agua, con los desperfectos que ello conlleva.

5. Acude a tu instalador de confianza

Finalmente, si hay que ajustar o cambiar algún elemento de la ventana, te recomendamos acudir a tu instalador de confianza, para asegurarse de que tu cierre mantenga todas sus prestaciones como el primer día.

En las ventanas mixtas, de aluminio en el exterior y madera natural en el interior, se pueden aplicar exactamente los mismos consejos, ya que la madera no sufre las inclemencias del exterior y además lleva un tratamiento que mantiene la belleza de la madera durante muchos años