Debemos reconocer la evolución de los materiales para poder determinar el tipo de ventana que tenemos en el inmueble a certificar:

Evolución carpintería de aluminio: Aunque depende de cada caso, de manera general se puede indicar que en los años 60 se utilizaban series de 40mm de ancho en los sistemas practicables y de 55/65 mm en los sistemas deslizantes. Es a partir de los años 70 cuando las series de aluminio correderas pasan a ser de 70mm. Las series practicables de 40 / 45mm sin rotura de puente térmico se mantienen hasta los años 90 cuando aparecen los sistemas de RPT (de unos 60mm), pero estos sistemas no se generalizan hasta los años 2000 y en adelante (con sistemas desde 45mm hasta 120mm).

Evolución carpintería madera:

Desde la arquitectura tradicional hasta los años 50: se utilizan secciones de madera de 80 / 90mm (con vidrio monolítico de 3 mm, sin juntas). Ejemplos de estas carpinterías se encuentran en hoteles y viviendas en los centros de grandes ciudades como Madrid o Barcelona.
En los años 60-70 y 80: se utilizan secciones de madera de alrededor de 45mm (con vidrio monolítico), estos suelen presentar problemas con los galces y ausencia de gomas (se identifican problemas de permeabilidad a las ventanas construidas en los años 70).
Desde mitad de los 80 hasta los años 90: se utilizan ventanas con secciones de aproximadamente de 57mm y juntas.
En los años 90: se introducen los sistemas mixtos, madera-aluminio y carpinterías a partir de 68mm.
Desde 2006 hasta la actualidad: mayores secciones, de 78/88/92, y mejora en los cristales.