LAS VENTANAS EFICIENTES

La sustitución de ventanas poco eficientes energéticamente por otros de mejores prestaciones es una de las actuaciones más fáciles y más rápidas de realizar en los edificios.

La utilización de ventanas eficientes permite reducir las pérdidas energéticas en las edificaciones.

Se pueden conseguir ahorros en la factura energética en los consumos de calefacción y aire acondicionado.

La utilización de ventanas más eficientes contribuye a la conservación del medio ambiente y la reducción de las emisiones de CO2.

La instalación de ventanas eficientes puede mejorar, no sólo el confort térmico de las viviendas, sino además el confort acústico de las mismas.
La utilización de ventanas eficientes permite la disminución del efecto de pared fría, lo que equivale a mayor superficie de confort en la vivienda. Supone un menor recalentamiento de la ventana y mayor confort en verano en sus proximidades.
Traductor de Google para empresas:Google Translator ToolkitTraductor de sitios web

Además de las prestaciones técnicas de las ventanas, hay que destacar los siguientes
conceptos:
Importancia de la correcta instalación de la ventana
Para garantizar la eficiencia energética de la ventana es fundamental una correcta
instalación de la ventana que garantice que las prestaciones de la ventana se mantienen
después de la instalación y durante la vida útil de la ventana.
Mejora de la eficiencia mediante el aprovechamiento óptimo del sombreamiento
(Toldo, persianas, etc)
Aunque la etiqueta no lo recoge explícitamente, una buena utilización de los sistemas
de sombreamiento permitirá conseguir mejores resultados de eficiencia
energética.
En verano la disposición de los elementos de sombreado, como los voladizos, los
toldos y persianas, porches, etc., podrán evitar las ganancias de calor.