Cerraduras de empotrar

Este tipo de cerraduras van embutidas en el interior de la puerta y su cerradero en el lado interior del marco de la puerta. La mayoría de ellas son reversibles; es decir, sirven tanto para puertas que abren a la izquierda como las que abren a la derecha.

Para sustituir una cerradura de empotrar por otra sin alterar la puerta, hay que asegurarse de tomar muy bien las medidas del hueco y que coincidan las distancias de los orificios para la manija y el bombín en la chapa de la puerta.

Según el nivel de seguridad, las cerraduras de empotrar pueden ser:

Sólo con resbalón: Cuando se cierra la puerta, sólo queda asegurada por el pestillo. Por el interior siempre se abre sólo con manivela y por el exterior puede abrirse con un cuarto de giro de llave o con manivela también, como en el caso de algunas puertas de cancela. Hay que tener en cuenta que si por el exterior se abre con manilla, la seguridad es nula. Este tipo de cerradura generalmente se complementa con otros elementos de seguridad, como las cerraduras.

• Con resbalón y uno o varios cierres: Así son la mayoría de cerraduras que se usan para puertas de exterior. Además del resbalón, que se acciona por el interior con la manilla, incorporan uno o varios cierres (multicierre), en forma de petaca o de bulones, que se accionan con el giro de una llave.

• Con resbalón, cierre y seguro o condena: Junto a los dos elementos antes mencionados, llevan un seguro o condena que sólo se puede abrir por dentro, evitando que, si alguien se hace con la llave, pueda abrir la puerta desde el exterior.

• Con mecanismo antipánico: Hay modelos que sólo se abren y cierran con llave por el exterior y por el interior se cierran con un botón de giro. Este mecanismo permite, en caso de emergencia, abrir con llave desde fuera, ya que la mayoría de las cerraduras no pueden ser abiertas por el exterior si en el interior hay llaves puestas.

Cerraduras de superfície

Se coloca atornillada sobre la cara interior de la puerta y su cerradero también va atornillado en la cara externa del marco. Son perfectas cuando quieres cambiar una vieja cerradura empotrada y no encuentras un modelo que encaje en el hueco o sin alterar mucho la puerta. Pueder ser con cuadradillo y usar manilla para abrir el pestillo, o accionarse éste con un gancho lateral o un botón de giro. Las Cerraduras de superficie pueder ser:

• Simples: Además del pestillo llevan un único cierre en forma de petaca, que se suele accionar con un giro de la llave.

• Multicierre: Bajo el pestillo, disponen de varios cierres laterales en forma de bulones, generalmente entre tres y cinco, que se accionan con varias vueltas de llave.

• Multipunto: Permiten varios puntos de cierre en distintos lugares de la puerta. Generalmente uno superior y otro inferior, en forma de barra que atraviesa la cerradura y uno o tres puntos laterales, hacia el marco, que pueden ser de varios cierres en forma de bulón o de petaca.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).

Puedes obtener más información y configurar tus preferencias AQUÍ.

Privacy Settings saved!
Configuración de privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus Servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que la web funcione y no se pueden desactivar de nuestro sistema.

Para utilizar esta web utilizamos las siguientes cookies técnicas necesarias
  • CONSENT
  • PHPSESSID
  • inbound_referral_site
  • lead_session
  • wp_lead_uid

RECHAZAR TODOS LOS SERVICIOS
ACEPTAR TODOS LOS SERVICIOS
×