Si pierdes las llaves de casa o crees que tu cerradura no te proporciona la seguridad que necesitas, ha llegado la hora de cambiarla por otra más eficaz. Ahora bien, ¿qué es lo que hay que cambiar concretamente? ¿La cerradura entera? La respuesta es no. No hay que cambiar en estos casos la cerradura entera. En estos casos se suelen elegir bombines de seguridad e instalarlos en los lugares necesarios.

Qué bombines de seguridad hay?

Un cerrajero experto será la persona indicada para ayudarte con la elección del bombín de seguridad, pero no está de más saber qué tipos de bombines de seguridad existen para saber de qué te está hablando el cerrajero.
Lo más importante es elegir bombines de seguridad, es decir, aquellos sombreros fuertes que tengan algunas características como las siguientes: antiganzúa, antitaladro, antimordaza y antibumping.
Estas características son las que garantizan una seguridad máxima.
Bombines de seguridad de una sola entrada: este tipo de bombín se cierra con llave sólo desde el exterior, por lo que es ideal para habitaciones que no necesitan cerrar desde dentro como, por ejemplo, un trastero.
Bombines de seguridad de una sola entrada y botón: el bombín de una sola entrada y botón se cierra de forma convencional desde fuera, es decir, con llave, mientras que por dentro se cierra a través de un botón o pestillo . Es común en la puerta de vecinos.
Bombines de seguridad doble entrada: en este caso se puede abrir y cerrar con llave tanto por dentro como por fuera. Es lo habitual en las puertas principales.

Como escoger bombines de seguridad adecuados?

Tienes que tener en cuenta que no todos los bombillos de seguridad son adecuados para todas las cerraduras. Cada una tiene sus características propias, por lo que es importante distinguirlas. Vamos a ver cómo hacerlo.
Puerta de madera: cuando se intenta elegir el bombín adecuado hay que tener en cuenta el tamaño de la leva. Dependiendo de la puerta se necesitará una leva más larga o más corta. En el caso de la puerta de madera se necesita una leva larga de 15 mm.
Puerta metálica: si tu puerta es metálica, o de PVC, necesitará una leva corta de 13 mm. En algunos casos se necesita una leva de 11 mm, que es menos común. El cerrajero profesional podrá indicarte adecuadamente.
Además del tipo de puerta, también hay que tener en cuenta el tipo de perfil del bombín:

  • Europeo: el bombín europeo es el más común, por lo que su forma es la más conocida. Tiene una parte redonda en la parte superior que se estrecha en la parte de abajo.
  • Redondo: como su propio nombre indica, el bombín redondo tiene forma circular y también es bastante común.
  • Ovalado: es el bombín menos común.
    Finalmente, hay que tener en cuenta la medida en que tiene el bombín antes de adquirir otro ya que, si no tiene la misma medida que la anterior bombín, no servirá de nada.
  • Bombines centrados: la longitud de estos bombillos de seguridad se dividen en dos partes equidistantes.
  • Bombines descentrados: la longitud, en esta ocasión, se divide en dos partes asimétricas. La leva se coloca en el medio.
  • Bombines de medio cilindro: la longitud del bombín de medio cilindro es la mitad del estándar.