La entrada es donde tendremos que tener más precauciones para que los ladrones no hagan de las suyas. La solución sería, además de contar con una perfilería aceptable, una cerradura de golpe y llave con tres puntos de cierre con un bombeen de seguridad (clave de «puntos»). Además, contaremos con tres bisagras tipo XL o XXL (como las bisagras de las puertas de los bancos). Así evitaremos que nos abran mediante palanca o radiografía y les será muy complicado romper o forzar el den.

Si la puerta lleva un panel decorativo, tendremos que asegurarnos de que al menos su interior sea de madera contrachapada (DM) y de al menos 20 mm de espesor. A partir de aquí podemos aumentar el grosor del panel, dependiendo del tipo de perfilería o podremos pedir un panel «blindado». Este tendrá una plancha de acero en el centro del panel de un mínimo de 2-3mm de espesor. Existe la posibilidad dependiendo del fabricante, de colocar dos planchas de acero, una interior y otra exterior, sustituyendo a la chapas decorativas de aluminio, sin perder la estética de estas.Si lleva algún elemento de vidrio, es imprescindible que sea del tipo laminar, con una composición mínima de 4 + 4.