Es uno de los elementos más débiles en cuanto a seguridad en la carpintería de aluminio. Las persianas de aluminio térmicas (o «Alutermic») ofrecen una solución al aislamiento térmico y acústico, pero no en cuanto a la seguridad. Si bien es cierto que los podemos añadir unos cerramientos pasadores en la ultima lama que encierra en su propia guía, esto sólo hará «entretener» a nuestro esforzado ladrón, ya que son lamas relativamente elásticas y que ofrecen muy poca resistencia al intentar doblar, ya que la capa de aluminio es mínima y su interior es de espuma de polietileno.
Una solución valida serían las persianas de seguridad o autoblocantes o las de tipo Gradhermetic. No llevan aislante térmico, pero sus lamas tienen un considerable grosor, por lo que aumenta su resistencia característica hace que la suban mediante palanca y además se pueden colocar unos cierres similares a los cierres centrales con clave de las correderas