Quieres renovar las puertas de tu hogar? Sientes que tu casa no está bien aislada por culpa de tus puertas? ¿Cierran mal y tanto calor como frío se cuelan por rendijas y agujeros? No te preocupes, encontrarás toda sobre los tipos de puertas que hay en el mercado actual.

Es posible que te hayas comprado un pisito en el centro de Madrid y que sea antiguo pero muy acogedor. Seguramente cuentes con unas puertas de madera que a veces se combinan con vidrio. Hay millones de huecos entre el suelo y la propia puerta, los cristales dejan pasar la temperatura exterior de otras habitaciones. Escuchas hasta los ruidos más sutiles provenientes de las salas cercanas. Quizás es el momento apropiado para conocer los Tipos de Puertas que existen y qué aislarían mejor tu hogar.

Actualmente hay muchísimos modelos y sistemas de apertura diferentes que se adaptan a todo tipo de casas. En general, tendremos una diferencia notable entre las puertas de interior o las destinadas a entradas.

1.TIPOS DE PUERTAS PARA INTERIORES

Los diseños y aperturas son muy variados. Dependiendo de lo que estemos buscando y del presupuesto que tengamos, podremos optar por unos modelos u otros. Piensa en el espacio con el que cuentas y la utilidad que quieres darle.

Según su apertura tendremos estás variedades:

Abatibles, son las más comunes y las que más se suelen ver en casi todos los hogares. Tendremos que tener en cuenta el espacio de apertura con que contamos. No son recomendables en habitaciones de pequeñas dimensiones, ya que ya el hecho de abrirlas supondrá contar un espacio considerable. Para huecos muy amplios o habitaciones grandes, como salones, podremos instalar puertas de doble hoja.

Correderas, si lo que necesitas es ganar espacio, esta es tu mejor alternativa. No ocupan lugar a la hora de abrirse o cerrarse. Son discretas, modernas y estéticas. Tendremos dos variedades diferentes:

-Empotradas, se integran en la propia pared. Nos habrá que realizar una obra para introducir la hoja en una estructura que irá dentro de la propia pared. Ésta, normalmente, se realizará mediante placas de cartón yeso.

Sobrepuestas, no requieren de obra. Se instalan en una guía superpuesta a la propia pared. Son muy sencillas de instalar y no requieren de cableados o obras complejas.

Plegables, si no te decantas por el tipo de apertura de las correderas, esta también es una madera de ganar en espacio y de contar con puertas de fácil instalación

Vacías, su interior está realizado con un panel de nido de abeja. Son ligeras y su aislamiento es menor que el de las macizas. Suelen estar recubiertas por una chapa de madera de unos 5 mm. Se rodean mediante un listón.

Macizas, son robustas y muy buenas aislantes. Su peso es mayor, pero conseguiremos un aislamiento térmico y acústico mucho mayor que las puertas vacías.