Quién está leyendo esté artículo probablemente esté preocupado por su seguridad y la de su entorno. En el ámbito de la seguridad uno de los puntos clave se encuentra en las puertas de acceso al hogar, local o lugar donde residimos o trabajamos y uno de los puntos esenciales de las puertas se encuentra en su cerradura y en la fortaleza o debilidad de estas. Analizamos en este artículo los aspectos concernientes a los cilindros antibumping.

Y cuando se entran a analizar los aspectos detallados sobre los cilindros antibumping, lo primero que hay que decir es que los mismos están especialmente pensados ​​y planteados para evitar ponerlo fácil a los ladrones en una de las técnicas para acceder ilícitamente a lugares que quieren robar más utilizadas en la actualidad, son cilindros pensados ​​para evitar el bumping.

Para quienes no lo conozcan el bumping una técnica que permite al ladrón sortear los mecanismos de seguridad de una cerradura que no lleve sistema antibumping en menos de un minuto, permitiendo un acceso extraordinariamente rápido para entrar a robar.

¿Qué son los cilindros antibumping?

Los cilindros antibumping son cilindros de cerraduras que llevan incorporado un sistema de eficacia probada para evitar el sistema del bumping.

Obvia y evidentemente, como en cualquier otro producto, dentro de las cerraduras también hay diferentes niveles de calidad y prestaciones, por lo que no todas las cerraduras del mercado vienen equipadas con sistema antibumping.

Del mismo modo, en el caso de las cerraduras que sí incorporan sistemas antibumping, también hay diferencias entre ellas mismas a nivel de calidad y, en consecuencia, de capacidad de resistencia al bumping. Por ello resulta interesante e imprescindible escoger una cerradura que incorpore en su cilindro ya no sólo un sistema antibumping, sino que este sistema antibumping sea suficientemente seguro.

En consecuencia de todo lo anterior lo ideal es dejarse aconsejar por auténticos profesionales en la materia, ya que en realidad son los únicos que podrán aconsejar sin posibilidad de errores ni equívocos sobre que modelos concretos pueden ser y serán los más acuerdos a nuestras necesidades específicas.

¿Cómo podemos saber si nuestra cerradura es antibumping?

A simple vista no se puede discernir simplemente mirando una cerradura si la misma puerta sistema antibumping incorporado o, si por el contrario, no lo lleva. No es posible discernir salvo, claro, que se sea un experto en la materia.

Así, resultando constatado que los ojos de un no experto en cerraduras puede resultar imposible diferenciar entre una cerradura el cilindro sea resistente a los ataques por bumping hay que decir que en la práctica quedan dos formas principales de descubrir si la cerradura en cuestión lleva sistema antibumping incorporado en su cilindro o si, por el contrario, no lleva el mismo.

La primera de las formas para conocer si nuestra cerradura tiene sistema antibumping en su cerrojo es consultar información sobre este modelo concreto buscando en Internet. Este modelo es ideal por su rapidez y simplicidad, pero tiene un grave problema: para quien no está acostumbrado a diferenciar día a día con cerraduras puede ser difícil de distinguir y conocer el modelo concreto del que se trata.

Así como otros elementos del hogar se suele guardar libro de instrucciones, la caja donde venía el producto, etc., en el supuesto de las cerraduras no siempre es así, al contrario, en la mayoría de los casos no se guarda la caja de la cerradura o nunca se ha tenido la misma y el modelo no resulta distinguible a simple vista.

Entonces, la única opción que queda es hacer una fotografía al modelo y preguntar a algún especialista a ver si puede distinguir o llamar a un especialista y que nos lo diga in situ, esta última resulta -òbvia y supuesto- la opción más segura y definitiva a nivel técnico.

Sea como sea resulta muy importante recomendar que siempre se compren cerraduras de marcas reconocidas y modelos que tengan la suficiente seguridad, ya que sólo de esta manera se estará bien protegido. Y también resulta recomendable pedirle al especialista, al cerrajero que nos instale la cerradura que una vez instalada le ponga un escudo protector a la misma para evitar que se vea el modelo a simple vista y así facilitar la tarea del ladrón para esquivar las medidas de seguridad de esta cerradura.

Se notará que en el anterior párrafo se ha mencionado la posibilidad de ver el modelo de la cerradura si ésta no dispone de un escudo protector, esto es así en la mayoría de casos pero no se ha mencionado la posibilidad de saber si lleva sistema de seguridad antibumping o no desmontando el escudo protector de la misma, ya que ni en todos los modelos es así ni en los casos en que es así resulta ni posible en algunos casos, ni recomendable en todos los casos que personas no expertas manipulen la cerradura desmontando la misma, etc.

Otro de los grandes aspectos que se deben tener presentes es que el sistema antibumping en el cilindro de una cerradura es útil y necesario, pero no es suficiente. Toda medida de seguridad es poca para protegernos de los amantes de lo ajeno y para una mayor seguridad siempre resulta trascendente añadir más elementos de seguridad en la puerta en cuestión.

Estos elementos de seguridad complementarios en la cerradura con cilindro que incorpore medidas antibumping puede ir desde otras cerraduras o cerraduras, hasta puertas de carácter reforzado (blindadas, acorazadas, etc.) o un compendio de todo lo anterior

¿Todos los cilindros antibumping son iguales?

Tal y como se viene mencionando a lo largo de este artículo no todas las cerraduras son iguales, no todos los cilindros son iguales y no todos los bombillos antibumping son iguales. Hay grandes diferencias en todos ellos dependiendo la marca y del modelo escogidos.

Una de las grandes y claras diferencias entre cilindros antibumping se encuentra en la de números de pitones que el cilindro incorpora. A mayor número de pitones mayor nivel de seguridad. Así por ejemplo se pueden encontrar en el mercado desde cilindros antibumping que incorporen un solo pitón y otras que incorporen ocho o incluso más pitones.

Por supuesto toda la seguridad de la cerradura también ligada a que la misma se haya instalado adecuadamente, ya que de poco servirá una cerradura super reforzada si la misma está mal instalada y también extraordinariamente ligada a utilizar la cerradura.

El último dicho en el párrafo anterior puede parecer de Perogrullo pero lamentablemente muchas personas parece que no lo apliquen. No sirve de nada tener la mejor de las cerraduras del mercado, si ésta no se utiliza siempre. Así, siempre que se esté fuera del hogar, y dentro del mismo, dejar la puerta cerrada con llave es la mejor manera de evitar que nos entren, ya que de no pasar la clave la misma no servirá de nada.

Del mismo modo, tampoco todas las cerraduras antibumping son iguales en cuanto a otros elementos de seguridad que las mismas incorporen. Así, resulta de extraordinario interés que las mismas incorporen también sistemas anti-ganzúa, anti-taladro, anti-rotura, anti-extracción, etc.