Después del pago, de unos 100 € de media, de los retrasos que la Seguridad Social efectuó el pasado viernes, a partir de mañana se experimentará la subida en las pensiones de forma definitiva.

Casi 9,5 millones de pensionistas han visto ya beneficiados con esta medida recogida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y que ha supuesto a las arcas del Estado un gasto de más de 1.121 millones de euros.

A partir de mañana el aumento será del 1,6% para todas las pensiones y del 3% para las mínimas (casi 2,5 millones), no contributivas (alrededor 500.000) y SOVI (Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez , de las que todavía están vigentes alrededor de 300.000).

Además, los receptores de la pensión de viudedad (800.000 usuarios) se beneficiarán del incremento de su base reguladora del 52% al 56%.

La pensión media del sistema se quedará en 956,13 euros mensuales y la de jubilación ascenderá a 1.101,73 euros. El límite máximo de pensión se quedará en 2.614,96 euros mensuales.

El límite de ingresos, para poder ser receptor del complemento a mínimos compatible con el cobro de pensión mínima (sin cónyuge a cargo) será de 7.347,99 euros anuales.

Beneficiarios de la subida de las pensiones contributivas

Las pensiones contributivas son aquellas que están supeditadas a una previa relación con la Seguridad Social, es decir su concesión está condicionada a que se pueda demostrar que previamente se ha cotizado un periodo mínimo, además de cumplir con requisitos específicos.

Su cuantía se determina en función de las aportaciones efectuadas por el trabajador. En esta modalidad se incluyen las pensiones siguientes:

Por jubilación: jubilación ordinaria y jubilación anticipada en los supuestos:
– Para tener la condición de mutualista.

– Sin tener la condición de mutualista.

– Derivada del cese no voluntario en el trabajo.

– Por voluntad del trabajador.

– Por reducción de la edad mínima debido a la realización de actividades penosas, tóxicas e insalubres.

– De trabajadores con discapacidad.

Además de por jubilación parcial, jubilación flexible y jubilación especial a los 64 años.

Por incapacidad permanente: total, absoluta y gran invalidez.
Por muerte: viudedad, orfandad ya favor de familiares.
Beneficiarios de la subida de las pensiones no contributivas y SOVI
Las pensiones no contributivas son aquellas que se conceden sin importar el tiempo por el que se ha cotizado, aunque en ningún momento ha habido cotización, por parte del beneficiario.

El estado ofrece una pensión a aquellos que no tengan recursos para sobrevivir y se encuentren en una situación de real necesidad.

En esta segunda modalidad de pensiones están:

Invalidez.
Jubilación.
Además, previo a la existencia del sistema de la Seguridad Social y tal como lo conocemos hoy en día, existía el Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI).

Sus beneficiarios son aquellos que trabajaron antes de 1967 y no tienen derecho a otro tipo de pensión.

Aunque es un régimen que quedó extinto en los años 70, todavía hay más de 300.000 beneficiarios que se rigen por él.

¿Qué tipos de pensiones incluye el SOVI?

– La pensión de vejez, equivalente a la de jubilación en la actualidad.

– La pensión de invalidez, que sería la actual incapacidad permanente.

– La pensión de viudedad.

Si eres receptor de alguna de estas pensiones, atento a tu ingreso a partir del mes de agosto porque notarás, aunque sea tímidamente, el aumento.