El agua en muchos casos puede ser un gran enemigo. Si se te han mojado las llaves, y se te han oxidado, hoy os contamos como repararlas y dejarlas como nuevas. Mientras tengas las llaves oxidadas deberás forzar la cerradura, y probablemente termines rompiendo algo, así que, sigue estos consejos y te ahorrarás problemas.

Cuando debido al óxido las claves se ponen pesadas has sumergirlas en un recipiente en el que deberás mezclado previamente una parte de petróleo y dos partes de de aceite. Deja-sumergidas por un rato, y después Lavalas con agua y detergente. Y muy importante: deja que se sequen bien.

Si no tienes estos materiales no te preocupes, las bebidas alcohólicas resultan también excelentes para sacar la yema. En este caso tienes que dejar las llaves en remojo en la bebida durante un día entero. Pasado el día, las retiras y las lavas con agua y detergente, dejando que luego se sequen bien.

Otro problema importante es la congelación de las cerraduras. El exceso de frío congela la grasa del mecanismo de las cerraduras e impide el accionar de las claves. Te explicamos esto por que tal vez piensas que el problema está en las llaves, y tal vez no sea así.

Para resolver este inconveniente has calentar la llave sobre un mechero o sobre la encimera de la cocina, con mucho cuidado de no quemarte, y luego se introduce en la cerradura y se hace jugar a un lado y otro hasta que transmita el calor y descongele el mecanismo ..

Con estos consejos podrás mantener tus llaves y cerraduras en perfecto estado por más tiempo, y te ahorrarás tener que cambiar las cerraduras.