Las ventanas de aluminio tipo abatibles han sido, desde los orígenes, el tipo de ventana más usada en la construcción de edificios. En el transcurso del tiempo han aparecido un sinfín de variantes que cubrían una serie de necesidades específicas como correderas, minimalistas, muros cortina y un gran abanico de soluciones constructivas, pero las ventanas abatibles siguen estando en el podio y no parece que quieran bajar.

Los motivos son obvios ya que las ventanas de aluminio abatibles ofrecen una serie de características que las hacen idóneas tanto para su montaje como para el cumplimiento de los requisitos que piden los edificios. Podemos destacar:

Facilidad de montaje, debido a la estandarización en sus procesos de mecanizado y componentes tales como escuadras y juntas.
Economicidad, relacionado con el anterior punto. La estandarización lleva a una mejora constante de los costes de producción.
Mantenimiento ya que permiten ser limpiadas o reparadas tanto por la parte exterior como por la parte interior desde el interior de la vivienda.
Ofrecen varios tipos de cierres sin tener que modificar la ventana, como batiente o oscilobatiente que permiten adaptarse al espacio disponible dentro de la estancia.
Aislamiento acústico ya que su cierre hermético atenúa el ruido exterior de forma considerable.
Reciclabilidad. La ventana abatible de aluminio no sólo ofrece resistencia a las más adversas condiciones medioambientales sino que además ofrece una reciclabilidad infinita.
Aislamiento térmico. Las ventanas abatibles con poliamidas 6.6 reforzadas con fibra de vidrio Technoform dotan a la ventana abatible de aluminio de un aislamiento térmico que puede adaptarse a cualquier zona climática.

Durante todo este Technoform ha acompañado en el desarrollo de las ventanas de aluminio abatibles creando una sinergia muy positiva para el sector. El Departamento Técnico de Technoform en colaboración con sus clientes ha desembocado en el diseño de nuevas poliamidas más anchos y con celdas, así como las vistosas poliamidas de hoja oculta, que han permitido al sector de las ventanas de aluminio abatibles posicionarse como la mejor solución a nivel térmico.

En efecto, el rango de ventanas abatibles es el más grande que puede ofrecer cualquier tipología de ventana: desde las iniciales ventanas de 45-55 mm hasta anchos de 75-80 mm, hay ventanas de aluminio abatibles para cualquier necesidad, ya sea térmica, económica o normativa.