Un buen sistema de seguridad en las puertas de entrada en el hogar suele ser sinónimo de un efecto disuasorio para el ladrón que quiera asaltar tu casa. Ya sea puerta blindada, acorazada o de seguridad, lo importante es contar con un buen sistema de seguridad en el acceso a casa. Por ello, desde el GREMI te recomendamos actualizar las cerraduras de tus puertas y ventanas en caso de que éstas, sean viejas o se hayan quedado obsoletas y no te posibiliten la protección adecuada.

En caso de viviendas particulares, se recomienda la instalación de una puerta de seguridad en la entrada principal del domicilio y otros accesos a él, como el jardín o el patio interior. Estas puertas de seguridad disponen de un bombín suficientemente seguro como para evitar la utilización de palancas que fuercen su apertura. Lo más recomendable, las cerraduras con tres bisagras y sistema de bloqueo desde el interior de la vivienda. Dentro de los tipos de puertas más seguras que existen, estas son las más económicas.

Sin embargo, cada vez es más común ver gente que se instala puertas blindadas y acorazadas en su casa. Y es que desde hace algunos años, su precio se ha visto reducido. Sin embargo, las puertas blindadas y acorazadas suelen ser las más utilizadas en negocios y grandes instalaciones.

Consejos prácticos para tu seguridad en el hogar:

– Cierra la puerta con llave por dentro y dejar puesta en la cerradura durante la noche.

– Asegúrate una llave extra en el exterior de la casa. Dejar una copia de llaves a una familiar o conocido de confianza, para utilizar en caso de olvido o pérdida.

– Evita un mal rato y no dejes a un menor de edad sin vigilancia dentro de un cuarto de baño o espacio que cuente con cerrojos. Podría cerrarse.