Hoy, Cataluña cuenta con 551.706 trabajadores y trabajadoras autónomas.

Desde el mes de enero y hasta el mes de junio, en el primer semestre del año ha habido 11.319 altas al sistema. Ha sido la cifra más elevada de los últimos 18 meses.

Asimismo, los últimos datos del mes de julio muestran una destrucción en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) de cerca de 4.000 autónomos y autónomas.

Esto se debe en parte a la temporalidad estacional por el turismo, que directamente afecta las actividades de hostelería, bares y comercios principalmente.

Estas cifras también, esconden el abuso en la precariedad y la contratación fraudulenta del llamado falso autónomo. Abusando de la figura del autónomo y desprotegiendo-en sus derechos. Esto también repercute en la Tarifa Plana. Se necesitan más mecanismos de control sobre la misma, ya que las personas deben poder acceder con garantías viables, no podemos permitir que hoy todavía sea el juguete de las grandes empresas, de plataformas digitales y de economía colaborativa, que a final están fomentando la contratación de falsos autónomos a cargo de la Tarifa Plana.

Cerca del 20% del colectivo una vez dado de alta, no llega a 11 meses, y de éstos un 10,3% a los 6 meses.