Los técnicos de Hacienda calculan que 91.000 personas pagarían por una media de 4.400 euros más si subiera el IRPF para rentas superiores a 150.000 euros. Creen que hay margen para elevarlo y defienden crear tres nuevos tramos por encima de los 60.000 euros actuales: en los 120.000, 175.000 y 300.000 euros. La subida del IRPF afectaría el 0,46% de los declarantes, es decir, a un total de 90.788 personas, si el Gobierno optara por elevar este impuesto a las rentas superiores a 150.000 euros para recaudar unos 400 millones más, según los cálculos del sindicato de los Técnicos del Ministerio de Hacienda, Gestha.

Los afectados deberían pagar cada año una media de 4.400 euros más, lo que se traduciría en un incremento del 2,1% de su factura fiscal, señala Gestha en un comunicado hecho público poco antes de que la ministra del ramo, María Jesús Montero haya confirmado antes de comparecer en la Comisión de Hacienda del Congreso que el Gobierno explora esta posibilidad. Montero consideró que, claramente, estas rentas “no pertenecen a la clase media y trabajadora”. Equiparar rentas del ahorro y renta generalLos técnicos de Hacienda añaden que la recaudación que se lograría con esta medida podría aumentar en 1.500 millones si se llegara a un acuerdo para equiparar la tributación de las rentas del ahorro con la de la renta general para los perceptores de rendimientos del capital de más de 50.000 euros y ingresen rentas totales por encima de los 150.000 euros, según apuntan las negociaciones “, señala Gestha.En este caso, los técnicos señalan que estarían afectados sólo el 0,44% los perceptores de las mayores rentas del capital 86.198 personas-, los que abonarían un pago adicional de unos 17.300 euros, lo que supondría un aumento del 15,7% .Reducir la dualidad del IRPF y el fleco de los planes de pensionesGestha considera que esta medida reduciría la dualidad actual del IRPF, por lo 8.481 afortunados perciben rentas del capital de casi 900.000 euros de media pagando menos de un 23% con el “privilegiado régimen tributario di las reno desde el ahorro “.Sin embargo, advierte que quedaría el fleco de reducir las ventajas fiscales que ofrecen los planes de pensiones,” que son regresivas en disminuir la progresividad del impuesto y concentrar las mayores aportaciones a las rentas más altas ; y que actualmente tienen un coste para el Tesoro de unos 2.000 millones en la parte estatal y autonómica “. Los técnicos puntualizan que que” las transferencias que se realizan en estos productos de ahorro e inversión constituyen la herramienta preferida para las mayores rentas para reducir la progresividad de su base imponible, por lo que en 2016 casi la mitad de las aportaciones fue a cargo de Hacienda “.