¿Qué papel juegan los cierres en la eficiencia energética?

Al hablar de eficiencia energética uno de los elementos claves es la envolvente del edificio. A través de los huecos que tenga se pierde energía, lo que se traduce en mayor consumo y facturas más altas. Cuando hablamos de huecos nos referimos a puertas, ventanas y otros cerramientos.

Entre el 13 y el 25% de la energía que se pierde en una vivienda se escapa a través de los cierres. Las aberturas hacia el exterior afectan la temperatura en el interior. Es decir, durante el invierno se escapa calor y en verano pasa lo mismo con el frío.

Este problema es mayor en edificios antiguos ya que antes no se exigía cumplir con ningún reglamento de ahorro energético. Sin embargo, esto ha cambiado y, con la necesidad de tener la certificación energética, se deben buscar alternativas para mejorar este aspecto.

La solución más efectiva es buscar materiales que sean más eficientes que los que se usaban antes. Así como apoyarse en las nuevas tecnologías. Por ejemplo, si en una construcción de los años 60 se utilizó aluminio sin rotura de puente térmico (RPT), se puede sustituir con perfiles más actualizados, con RPT. Esto significará un ahorro importante de energía en la vivienda.

Sólo al cambiar ventanas y puertas se da un paso importante para disminuir el consumo energético. Pero hay que tener en cuenta que no sólo es renovar, también influyen otros factores como:

El material que se escoja. Así como la calidad en la ejecución del trabajo.
La calidad de la carpintería metálica. ¿Qué sistema se usa en la ejecución.
El tipo de apertura. Algunos sistemas son más eficientes que otros.
La calidad del vidrio. El tipo de vidrio que se elija será clave para conseguir los resultados que se buscan.

Es eficiente la carpintería de aluminio para el ahorro energético?

Prestar atención a este tema es importante porque permitirá cumplir con las normas y más significa ahorro de dinero. Cuando se trata de elegir materiales para la casa no sólo hay que pensar en el aspecto estético, sino en el funcional. Sigue leyendo para que aclares tus dudas sobre el tema.

Eficiencia energética de la carpintería de aluminio

Así como los cierres son muy importantes en el ahorro energético, también el material que se escoja. Si quieres tener ventanas de alta eficiencia energética en casa, el aluminio es la mejor alternativa. Este metal te permitirá ahorrar hasta un 25% de energía en el hogar.

En este sentido hay que saber cuál es el sistema más efectivo. Y hay que aprender a distinguir entre los diferentes perfiles de aluminio:

Perfiles sin rotura de puente térmico. Están formados por una sola pieza de aluminio y no tienen resistencia al paso del calor. Por lo tanto se instalan en lugares que no tengan especificaciones de aislamiento, como espacios interiores.
Perfiles con rotura de puente térmico. Se trata de dos o más secciones metálicas separadas por un material aislante. De esta manera se evita la transmisión de temperatura y constituye un buen aislante térmico.

De acuerdo a las características técnicas de las ventanas de aluminio y otros cierres varía el precio. Los perfiles sin RPT son más económicos, pero con la desventaja de que no aíslan el frío y el calor. En cambio, aquellos con RPT son más costosos al momento de instalarlos, pero con el tiempo representan un ahorro. Esto se debe a que como buen aislante, disminuirá el consumo energético.

De esta manera podemos referirnos a las ventajas que tienen los cierres de aluminio con RPT:

Aumenta el ahorro energético en la vivienda.
Se recupera rápido la inversión hecha en instalar estos perfiles.
Facturas de electricidad más bajas.
Mejor aislamiento térmico y acústico.
Reduce la huella de carbono.
Aumenta el confort dentro de la vivienda.
Minimiza la condensación en los cristales

Soluciones para el hogar

Para aumentar la eficiencia energética de una vivienda o edificio una solución efectiva es sustituir los cierres. El aluminio cumple con las características técnicas necesarias para conseguir este objetivo. Y, además, también puede ser más económico que otros materiales.

Las modificaciones con carpintería de aluminio son fáciles y rápidas. Se adaptan a cualquier estilo y espacio, son de fácil mantenimiento y duraderas. Por lo tanto, los beneficios que obtendrás van más allá del ahorro. Es un sistema bastante rentable para cualquier sitio, ya sea una vivienda o un edificio de oficinas.

Además de sustituir las puertas y ventanas también puedes añadir cierres en la terraza, el patio o en el porche de tu casa. Esto trae una serie de ventajas adicionales. Por ejemplo, la posibilidad de añadir una habitación más a la vivienda o ampliar el espacio interior. Podrás disfrutar de este lugar en cualquier estación del año.

Al cerrar estos espacios se crea una cámara de aire que contribuye a mejorar la eficiencia energética en el resto de la vivienda.

Hay que tener en cuenta que no todos los cierres son iguales. Los tipos de apertura y cristales varían, lo que afectará el grado de aislamiento. Para escoger la mejor solución consulta con expertos en el área para que te asesoren.

Un material amigable con el ambiente

Su capacidad aislante es sólo una de las ventajas que tiene el aluminio como material de construcción. También hay que considerar que es respetuoso con el ambiente. Es resistente y duradero, por lo que pasará mucho tiempo antes de que tengas que sustituirlo.

Pero también es reciclable y se puede reutilizar en la construcción tantas veces como sea necesario. Hay edificios, como el Ayuntamiento de la localidad Alemana de Denkendorf, en el que se utilizó el mismo aluminio que tenían las ventanas para sustituir la carpintería. Al reciclar estos perfiles se redujo la cantidad de material nuevo que se utilizó.

Todo esto se traduce en el mejor uso de los recursos naturales, así como reducción de los desechos. La eficiencia energética ventanas de aluminio está comprobada y deberías pensar en esta alternativa para la próxima remodelación de tu casa.

No quedan dudas que es eficiente la carpintería de aluminio para el ahorro energético.