En este artículo analizamos algunos conceptos básicos a tener siempre en cuenta para cuidar la seguridad de nuestro hogar. No sólo en vista de las vacaciones, sino durante todo el año, debemos proteger la puerta de ingreso principal, secundarias, ventanas y si fuera el caso, el ingreso por garaje, además de tener en cuenta algunos tips básicos para estar alerta y no dejar el hogar desprotegido.

Una de las costumbres más importantes que debemos adoptar es la de no dejar nunca a la vista (y mucho menos a mano) las llaves de casa, porque hacer copias es más fácil de lo que pensamos. Y si hemos perdido las llaves de casa, más si conservamos todas las claves juntas en un llavero único, lo que tenemos que hacer es llamar a un cerrajero e inmediatamente cambiar la cerradura. Aunque pienses que no es necesario que nadie tiene la dirección de tu casa, los ladrones tienen muchos métodos.

La cerradura debería ser cambiado en caso de pérdida o de robo, pero también cuando nos mudamos de casa porque en realidad no sabemos quienes han tenido acceso a la vivienda, quien ha hecho una copia de las llaves o se ha quedado con algún juego.

Otro punto importante es cerrar siempre la puerta de casa con llave cuando nos vamos. Y debemos prestar mucha atención a cómo cerramos la puerta también cuando estamos en casa. Lo ideal sería no dejar las llaves puestas; es decir, entramos, cerramos con llave y las sacamos de la cerradura; muchas de estas claves llevan la combinación en sí mismas, es decir, en la propia llave, por eso es tan importante no dejarla puesta. Y si lo que tenemos es un tipo de cerradura de bombín, hay que tener en cuenta que son cerraduras fáciles de marchar, por lo que sería ideal protegerlas por ejemplo con escudos que evitan que el bombín se vea fácilmente. Para tener nuestra casa siempre segura, es aconsejable instalar cerraduras con varios puntos de anclaje y si es posible, blindar y reforzar la puerta de ingreso. Y mucho cuidado si hacemos el ingreso por el garaje; hay que revisar siempre la puerta, que quede bien cerrado, y por ningún motivo dejar las llaves puestas en el coche.

Un truco muy común es de las entradas gratis; llegamos a casa y encontramos invitaciones gratuitas a un espectáculo, a el cine, en el teatro. Si no sabemos la procedencia de una invitación, el prudente es no acudir, pues puede ser sencillamente una manera de alejarnos de nuestros hogares por un período de tiempo controlado, par poder robar con tranquilidad.