El coronavirus es un tipo de virus que circula entre los animales pero algunos de ellos también pueden afectar a seres humanos y pueden causar problemas respiratorios que mayoritariamente producen sintomatología leve. El coronavirus SARS-CoV-2 es un nuevo tipo de coronavirus que puede afectar a las personas y que se detectó por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, en China. Mayoritariamente, en un 80% de los casos sólo produce síntomas leves respiratorios.

Como se puede contraer la infección?  Por analogía a otras infecciones causadas por virus similares, parece que se transmite por contacto directo con las secreciones respiratorias que se generan con la tos o el estornudo de una persona enferma. Estas secreciones infectarían otra persona si entraran en contacto con la nariz, los ojos o la boca de esta persona. Por ello, es importante taparse la boca con pañuelos o con el codo al toser y lavarse las manos con frecuencia.

¿Cuáles son los síntomas del Coronavirus SARS-CoV-2?

Los síntomas más comunes son leves, pueden parecer los de una gripe, afectan a un 80% de las personas y son malestar general, fiebre o tos. En los casos moderados puede producir sensación de falta de aire y, en los más graves, la infección puede causar neumonía y otras complicaciones.

¿Cuáles son los grupos de mayor riesgo?

Los grupos de mayor riesgo son las personas de edad avanzada y las personas con enfermedades crónicas, como son las cardiovasculares, diabetes, cardíacas o pulmonares, o con problemas de inmunidad.

Hay un tratamiento para el coronavirus SARS-CoV-2?

Actualmente no existe un tratamiento específico para el nuevo coronavirus, pero sí hay muchos para controlar los síntomas, por lo que la asistencia sanitaria puede mejorar el pronóstico.

¿Qué puedo hacer para protegerme?

Para prevenir el virus, hay que aplicar las medidas genéricas de protección ante cualquier enfermedad respiratoria:

Lávese las manos frecuentemente (con agua y jabón o soluciones alcohólicas 70%), especialmente después del contacto directo con personas enfermas o su entorno. Tápese la boca y la nariz con pañuelos desechables o con la cara interna del codo en el momento de toser o estornudar y lavarse las manos enseguida (con soluciones alcohólicas 70% o con agua y jabón). Evite el contacto cercano (menos una distancia de dos metros) con personas que padecen infecciones respiratorias agudas y presentan tos, estornudos o expectoraciones, y no compartir las pertenencias personales. Evite compartir comida y utensilios (cubiertos, vasos, servilletas, pañuelos, etc.) y otros objetos sin limpiarlos debidamente.

No se deben tomar precauciones especiales con los animales en España, ni con los alimentos, para evitar esta infección.