El gobierno catalán aprobó ayer martes que el Instituto Catalán de Finanzas (ICF) pueda otorgar directamente financiación a empresas y autónomos que se hayan visto afectados por la crisis sanitaria de la Covidien-19. Se trata de una nueva línea de financiación, denominada ICF Covidien-19, que funciona dentro de la línea ICF-Avalis Liquidez (de 1.000 millones de euros) y que estará dotada con 700 millones de euros.

Esta línea permitirá que empresas y autónomos afectados por la pandemia del Covidien-19 puedan solicitar préstamos directamente al ICF (sin la intermediación de entidades financieras) por importes de hasta un máximo de 2,5 millones de euros . El Departamento de la Vicepresidencia y de Economía y Hacienda asumirá el 80% del riesgo vivo de estos préstamos.

En cuanto al plazo, los autónomos y las pymes podrán devolver el crédito a un máximo de 5 años, con posibilidad de carencia de hasta 1 año. Y para el resto de empresas, el plazo máximo será de 4 años, con hasta un año de carencia incluido.

Por otra parte, este acuerdo entre el Gobierno y el Instituto Catalán de Finanzas también autoriza la posibilidad de que el ICF avale los préstamos otorgados por entidades financieras directamente relacionados con la Covidien-19. En este caso, el aval emitido por el ICF ante las entidades financieras será como máximo del 80% del principal y con un máximo de 5 millones de euros por empresa.

Ayer el Gobierno de la Generalitat también aprobó un nuevo convenio de colaboración con Avalis de Catalunya, con el que Avalis avalará el 100% de los préstamos de la línea ICF-Avalis Liquidez Covidien-19 que se formalicen a través de entidades financieras y del ICF, con el objetivo de cubrir las necesidades de circulante de autónomos y pymes y asegurar el mantenimiento de puestos de trabajo. En total, Avalis pondrá a disposición del tejido empresarial 300 millones de euros.