Ayer fue aprobado y hoy será ratificado en el Consejo de Ministros el Acuerdo Social en Defensa del Empleo, que prorroga los ERTE por fuerza mayor hasta el 30 de junio de 2020 para aquellas empresas que no puedan retomar la actividad por causas de fuerza mayor derivadas de la crisis de la Covidien-19.

Las empresas que puedan recuperar parcialmente su actividad podrán proceder a la incorporación de personas trabajadoras, afectadas por ERTE, priorizando los ajustes en términos de reducción de jornada. Las empresas deben comunicar a la autoridad laboral la renuncia total, en su caso, al ERTE en un plazo de quince días y al SEPE las variaciones en los datos de personas trabajadoras incluidas en estos expedientes.

El acuerdo incluye además la modificación de la disposición adicional sexta del Real Decreto Ley 8/2020, de 17 de marzo, que garantiza el compromiso de mantenimiento del empleo, por parte de las empresas, en un plazo de seis meses desde de la fecha de reanudación de la actividad, entendiendo como tal la reincorporación al trabajo efectivo de personas afectadas por el expediente, aunque esta sea parcial o sólo afecte parte de la plantilla.

Nueva categoría de ERTE y exoneración de cuotas

El Acuerdo Social en Defensa del Empleo mantiene la exoneración de las cuotas a la Seguridad Social para las empresas que continúen en ERTE de fuerza mayor total, una exoneración que será del 75% para empresas de 50 o más.

Además en el acuerdo introduce una nueva categoría de ERTE para las empresas que puedan reiniciar la actividad, denominado “de fuerza mayor parcial”, que durará hasta el próximo 30 de junio. Durante este período, las empresas pueden combinar trabajadores en actividad y suspendidos y por todos ellos habrá exoneraciones en las cuotas que se pagan a la Seguridad Social.

Para incentivar la reincorporación a los puestos de trabajo del máximo número de trabajadores en ERTE, las exenciones serán mayores para los empleados que vuelvan a la actividad que para los que continúen suspendidos. En concreto, las empresas de menos de 50 empleados tendrán una exención de cotizaciones del 85% en las cotizaciones devengadas en el mes de mayo y del 70% en las devengadas en junio para los trabajadores que reanuden la actividad. Para los que continúen suspendidos, también habrá exoneración, pero será más baja: del 60% para las cotizaciones devengadas en mayo y del 45% para las de junio.

En el caso de las empresas de 50 o más, la exención para los empleados que se reincorporan será del 60% y del 45% para las cotizaciones devengadas en mayo y junio, respectivamente. Para los trabajadores que no se reincorporan, la rebaja será del 45% en mayo y del 30% en junio.

Reparto de dividendos y transparencia fiscal

El Acuerdo Social también introduce dos cláusulas que hacen referencia al reparto de dividendos y la transparencia fiscal. Las empresas y entidades que tengan su domicilio fiscal en paraísos fiscales no podrán acogerse a la prórroga de los ERTE por fuerza mayor.

Además, las empresas y entidades que se acojan a los beneficios derivados de la prórroga de los ERTE por fuerza mayor no podrán proceder al reparto de dividendos durante el ejercicio fiscal correspondiente a la aplicación de los ERTE, excepto si vuelven la parte correspondiente a la exoneración aplicada a cuotas de la Seguridad Social.

Comisión tripartita

El Acuerdo Social prevé además la creación de una Comisión de Seguimiento tripartita laboral del proceso de desconfinament entre los Ministerios de Trabajo y Economía Social, Inclusión y Agentes Sociales (CEOE, CEPYME, UGT y CCOO) para el seguimiento de medidas en la fase de excepcionalidad atenuada