En una reunión extraordinaria, el Consejo de Ministros ha aprobado hoy la prórroga hasta el 30 de septiembre de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) asociados a la crisis de la Covidien-19. El Gobierno ha dado luz verde al acuerdo del Ministerio de Trabajo y Economía Social y los agentes sociales alcanzado ayer por la tarde que prevé beneficios en las cotizaciones de los trabajadores a la Seguridad Social, garantías para el mantenimiento del empleo y mecanismo de flexibilidad para que las empresas se adapten a los nuevos escenarios según evolucione la crisis sanitaria.

Exoneración de cuotas

El acuerdo incluye diferentes exoneraciones para las empresas, según su situación. En el caso de las empresas que están en situación de fuerza mayor parcial, el acuerdo hasta septiembre mantiene su espíritu vigente, bonificando más las cotizaciones de los trabajadores activados que los de los suspendidos. De este modo, para las empresas de menos de 50 trabajadores, tendrán una exoneración del 60% de las cotizaciones sociales de sus trabajadores actividades en los meses de julio, agosto y septiembre y del 35% para los trabajadores que continúen suspendidos. Para las empresas de 50 o más trabajadores, las exoneraciones serán del 40% para los trabajadores activados y del 25% para los no activados.

Por su parte, las empresas que están actualmente en ERTE por fuerza mayor total pasarán a ERTE de transición hasta el 30 de septiembre. Dentro de éstas, las que cuentan con menos de 50 trabajadores tendrán una exoneración decreciente en las cotizaciones de sus trabajadores de la 70%, 60% y 35% en julio, agosto y septiembre, respectivamente. Para las empresas de 50 y más trabajadores, las exoneraciones pasarían a ser del 50%, 40% y 25%, en julio, agosto y septiembre, respectivamente.

Estos ERTE se tramitarán contando con el informe preceptivo de la Inspección de Trabajo y tras haber informado a los representantes legales de los trabajadores, tal como regula el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores.

Mantenimento de l’ocupació

Las empresas que se acojan a las exoneraciones previstas en caso de ERTE, deben mantener el empleo durante un período de seis meses. Durante un ERTE en vigor, las empresas no pueden efectuar despidos y tampoco podrán repartir dividendos. Quedan fuera del ámbito de aplicación de estos ERTE las empresas radicadas en paraísos fiscales.

Los trabajadores de las empresas que se acojan a estos ERTE no pueden hacer horas extra. No estará permitido que las empresas concierten nuevas contrataciones laborales, directos o a través de ETT, ni que establezcan nuevas externalizaciones, durante la vigencia de los ERTE.

Protección por paro

Las personas afectadas por expedientes de regulación temporal de empleo derivados de la Covidien-19, tanto de fuerza mayor total o parcial como basados ​​en causas productivas o los tramitados en caso de rebrote, gozarán de la protección reforzada prevista en el anterior acuerdo: se les reconocerá la prestación aunque no acrediten período de cotización previo y se les aplicará el contador a 0.

Valoración de PIMEC

PIMEC valora positivamente que finalmente se haya podido alcanzar un acuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales, ya que el tejido empresarial requería con urgencia certezas y seguridad en relación con los ERTE. No obstante, la patronal lamenta que se conserve la obligación del mantenimiento del empleo durante seis meses con posterioridad a la finalización de un ERTE, medida que se incorporó con el RDL 8/2020 en un momento en que no se podía prever qué extensión tendría la crisis sanitaria y la limitación a la actividad, así como la nueva introducción de esta obligación también por los ERTE por causas objetivas.