¿Qué son las mirillas digitales?

Tal como ya se ha venido mencionando en este mismo artículo una mirilla digital es aquella mirilla que permite visualizar que sucede al otro lado de la mirilla sin tener que acercarse al ojo directamente la puerta para ver a través de la mirilla .

Una de las principales ventajas de este tipo de mirillas digitales es que evita que quien se encuentra al otro lado de la puerta pueda saber si se está mirando a través de la mirilla o bien si no se está haciendo.

En las mirillas tradicionales es relativamente fácil (en muchos casos muy fácil y según cómo se planifique no tanto, pero posible lo es siempre) saber si se está mirando a través de ella o no por el nivel de luz que se desprende al otro lado de la mirilla, esto no sucede en la mirilla digital.

Lo anterior resulta muy útil ya que evitará ser descubierto mientras se mira, al tiempo que evitará dar la certeza a quien llama a la puerta de saber si nos encontramos dentro del hogar, la oficina o el lugar que sea o bien si no nos encontramos en el hogar y no hay nadie.

Otra de las grandes ventajas de las mirillas digitales es que muchos de los modelos que actualmente se encuentran a la venta en el mercado, incluso tienen la opción de poder grabar lo ocurrido tras la puerta a unas horas o minutos determinados , son capaces de grabar lo que sucede detrás de la puerta y grabar las caras de quién está llamando.

Obviamente la diversidad de modelos existentes también permite escoger mirillas digitales que se diferencien entre sí por otra gran cantidad de variables. Por ejemplo, según el modelo de la mirilla digital en cuestión el ángulo de visión podrá ser uno u otro, la calidad de imagen puede ser muy mala o podrá ser en alta definición, podrá tener visión nocturna o no tenerla, en definitiva, según el tipo de mirilla digital podrá tener un determinado número de prestaciones u otras.

Pasos para instalar una mirilla digital

La primera de las instrucciones que se deben dar para instalar una mirilla es con relación al paso previo a su instalación, es el paso de la compra y preparación de la misma. Cuando se compra una mirilla es muy importancia asegurarse de que la caja está cerrada, que no ha sido utilizada y que viene con todas las piezas, tutoriales y elementos que en la caja deban aparecer.

En realidad, cuando se va a comprar una mirilla digital se acude a comprar un completo kit que debe permitir todo el montaje. También cabe mencionar que no todos los kits son iguales ya que dependiendo de la mirilla digital concreta tanto el modelo como tipo de elementos que van incluidos dentro del kit podrán ser de diferentes tamaños, colores diferentes, etc.

Una vez que ya se ha adquirido la mirilla digital deseada llega el momento de ponerse manos a la obra y proceder a la instalación de la mirilla en la puerta que corresponda.

El primer paso será desmontar la mirilla preexistente a la puerta. De no saber cómo hacerlo no hay que preocuparse, ya que la mayoría de kits de mirillas digitales llevan en su interior una herramienta que permite desmontar las mirillas previamente existentes en la puerta con total facilidad.

En caso de que el kit que se haya comprado no incluya esta herramienta de extracción de mirillas siempre puede comprarse de forma independiente o ni eso, se puede sacar la mirilla vieja con un destornillador plano. En este caso se deberá ser muy cuidadoso, trabajar lentamente y siempre teniendo en mente la necesidad de no dañar de ninguna manera la puerta, por ejemplo, se debe evitar generarse ningún tipo de arañazo o rasguño.

Una vez que la mirilla vieja ha sido liberada de su enganche la persona que la esté desmontando (o entre dos personas) se deberá sujetar por el lado externo de la puerta la pieza de la mirilla mientras se destornillando el otra parte hasta que las mismas queden sueltas por completo y puedan sacar de la puerta.

Llegados a este punto se deberá empezar a montar la nueva mirilla digital. El primer paso será hacer pasar de lado a lado de la puerta del elemento de imagen de la mirilla digital para luego integrar bien el resto de la carcasa de la mirilla en la puerta, para lo cual se deberá poner especial atención al grosor de la puerta para que la misma quede bien adaptada.

Una vez la mirilla quede bien sujeta a la puerta, no sobresalga ni pase nada extraño siquiera quedará activar el monitor de visualizado. Para ello deberás insertar las baterías que el mismo lleve y ya está. A partir de este punto dependerá del modelo en cuestión si lleva una pieza de anclaje para que obligatoriamente se pegue en la puerta, si se puede trasladar por todo el hogar o lo que sea.

Todos los pasos anteriores suelen venir profusamente detallados en los manuales de instrucciones. Incluso en el caso de que esto no sea así, muchas veces con un poco de maña y estirando un poco de intuición puede instalarse sin problemas, si este no es el caso siempre se podrá llamar a un profesional que ha de resolver el asunto rápidamente.

No se debe olvidar de comprobar una vez finalizada la instalación, y luego periódicamente, el buen funcionamiento del sistema y que las baterías siguen teniendo carga, no sea que un día en el momento que más se necesite la mirilla digital no funcionara correctamente o estuviera desactivada.