Quieres aprovechar la luz natural de tu hogar? ¿Instalar unas buenas y amplias ventanas que aporten luminosidad a tu salón? No sabes qué tipo de ventana es la más adecuada para tu proyecto? Conoce los materiales, formatos y ventajas de cada una de estas opciones.

La entrada de luz exterior en una casa aporta vitalidad y energía a sus espacios, observar cómo el sol se cuela por tus salas y habitaciones es una auténtico placer. Es la manera de conectar con el exterior y disfrutar de ellos desde el interior. Ten la seguridad de que tu casa está bien aislada y más luminosa con las mejores ventanas del mercado. Te damos a conocer los diferentes materiales con los que podrás obtener los mejores resultados.

VENTANAS DE PVC

Es una de las mejores opciones para nuestro hogar si lo que buscamos es rentabilidad y buenos resultados. El PVC es barato y un muy buen aislante, nuestro hogar quedará aislado del exterior manteniendo su temperatura interior y ahorrando energéticamente en los duros inviernos. Las ventanas de esta materia, son resistentes y muy duraderas, el único pero del PVC es que amarillea con el paso del tiempo y no es recomendable para agrandar ventanas, por lo demás, todo son ventajas.

Tendremos a nuestra disposición diferentes formatos a elegir para nuestras habitaciones, también hay una gran variedad de acabados y colores.

Si en nuestras habitaciones instalamos ventanas abatibles de PVC, tendremos un 60% de ahorro energético, esto lo notaremos en nuestro día a día y en nuestras facturas.

VENTANAS DE ALUMINIO

Su estética contemporánea y su valor estético son sus principales características a destacar. Tendremos a nuestra disposición numerosos acabados diferentes y modelos. Podremos crear grandes ventanales y ventanas correderas con esta materia. El aluminio no se oxida y con estas ventanas obtendremos un buen aislamiento, eso sí, el aluminio necesita de un material no conductor para ser un buen aislante.

Ahorro energético de las ventanas de aluminio según su clase:

Corredera: 15% de ahorro energético.

Abatible: 20% de ahorro energético.

Ruptura puente térmico, abatible: 40% de ahorro energético.

VENTANAS DE MADERA

Destacamos de la madera su apariencia estética, agradable y acogedora. Este tipo de ventanas serán una buena opción para nuestro hogar, la madera es un buen aislante térmico y acústico y podremos obtener formatos y formas muy variadas.

Tendremos que contar con que la madera requiere de un mantenimiento y cuidado. Tendremos que estar atentos al estado de nuestras ventanas para que duren lo más posible. Esta es su principal desventaja en comparación con el PVC y el aluminio que apenas requieren atención. Otro dato a valorar es que las ventanas de madera cuentan con un precio más elevado que las del resto de materiales.

Contad también con diferentes maderas y colores, podemos pintarlas o optar por su color y veta natural. Tendremos un ahorro energético del 15%.

VENTANAS MIXTAS

Son la clase de ventanas más caras pero son estéticas y dan muy buenos resultados de aislamiento. Están creadas a partir de un exterior de aluminio y un interior de madera o PVC, esta combinación las hace especialmente resistentes y aislantes.

No precisan de cuidados especiales y además son fáciles de limpiar.

Podremos encontrar ventanas mixtas de dos tipos:

Ventanas de madera y aluminio. Su cara exterior es aluminio, no se oxida y soporta las condiciones climáticas exteriores. El interior quedará con la estética de la madera y sus cualidades aislantes.

Ventanas de PVC y aluminio. Ambos materiales de larga duración. Podremos personalizar la parte del aluminio interior a nuestro gusto, con los acabados que deseamos. Y el interior de PVC nos aislará térmica y acústicamente.

Podremos obtener diseños personalizados con diferentes colores y acabados.

Ya conoces el tipo de ventanas que hay en el mercado, ahora tendrás que pensar en el vidrio que le pones y el formato que quieres. Te recomendamos el vidrio de cristal doble, optimizará el aislamiento de tu casa y ahorrarás energía. 70% de ahorro energético.

Otro tema sobre el que meditar son los formatos y modos de apertura. Estas son las principales variantes:

De abrir: son las ventanas de toda la vida, tendremos que contar con el espacio de apertura y tenerlo en cuenta.

Correderas: se trasladan horizontalmente y no ocupan espacio. Se mueven a través de guías.

Oscilobatientes: rotan sobre un eje vertical y se inclinan hacia el interior. Su apertura no es completa.

Libro: no son muy comunes, rotan sobre un eje vertical y se van plegando poco a poco hasta quedar abiertas.

Guillotina: se traslada verticalmente a través de guías laterales. Se abren de abajo hacia arriba.

Ventiluz: contrarias a las oscilobatientes abren hacia el exterior con el mismo método de apertura.